Las moléculas, localizadas en la membrana celular, actúan como una suerte de señal que induce la transición de las células embrionarias a células madre hematopoyéticas.

Las proteínas o lípidos de la membrana celular pueden modificarse mediante la incorporación de moléculas de azúcar. El proceso, conocido como glucosilación, desempeña un importante papel en la formación de las células sanguíneas, durante el desarrollo embrionario.

A medida que el crecimiento del embrión progresa, algunas de las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos inician su transformación en células madre que producirán los hemocitos, a lo largo de toda la vida del animal. A fin de comprender el mecanismo subyacente de esta transición, Karen Hirschi y Stefania Nicoli de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, y sus colegas manipularon el material genético de los peces cebra (Danio rerio). Ello permitió identificar la combinación de azúcares que ayudan a controlar el destino celular de las células endoteliales.

El grupo determinó que la mezcla correcta de azúcares depende del micro-ARN 223, quien regula algunas de las enzimas implicadas en la glucosilación. Una vez añadidos los glúcidos pertinentes en la membrana celular, comienza una cascada de señales que activan y desactivan la expresión de distintos genes en las células endoteliales. Ello determina su conversión en células madre sanguíneas.

El hallazgo sienta las bases para que los científicos modifiquen el proceso en el laboratorio, con el objeto de producir potenciales células madre hematopoyéticas que podrían usarse para tratar enfermedades como la leucemia.

https://www.investigacionyciencia.es/noticias/una-capa-de-azcares-regula-la-produccin-de-clulas-sanguneas-19316