Por Fernando Londoño Hoyos

Periódico Debate

 

Hay obras insuperables en la literatura Universal. Después de tantos siglos no se escribieron poemas como la Ilíada o la Odisea, o quizás como La Divina Comedia; la dramaturgia no superó a Esquilo, a Sófocles o Eurípides: la filosofía no volvió a la perfección aristotélica tomista; no se escribió novela como el Quijote, ni se superaron los frescos de la Capilla Sixtina, las esculturas del David o el Moisés, ni se repitió la perfección arquitectónica de Miguel Angel; pues tampoco volvimos a leer nada del tamaño político de La Democracia en América del francés Alexis de Tocqeville. Obras perfectas. Insuperables. Grandiosas.

Pues la última de ellas, que no solo era pieza magnífica de ilustración y virtud descriptiva, acaba de naufragar. La Democracia nunca volverá a ser la misma. Los Estados Unidos, tampoco.

Ninguno de los dos candidatos a la Presidencia era capaz de despertar un entusiasmo, sincero, hondo, auténtico, que es en últimas en lo que la Política y la Democracia consisten. Les hubiera sido perdonado. El pueblo que los escogió y la gran prensa que eligió a uno de ellos, no podrán quejarse de sus criaturas. Hay que tener pudor.

Pero lo que es realmente grave es que en el país modelo se hayan practicado todas las imperfecciones y vilezas en uso en los pueblos de primitivo desarrollo electoral. Todas, sin que faltara una.

La participación grotesca del gran capital en la contienda, que se supone genuina expresión de la voluntad popular, es vicio viejo en el sistema. Pero nunca fue tan agresivo e insultante. Tal  vez haya que perdonarle a Bloomberg el desenfado con que predicaba las decenas de millones de dólares con que le apostaba a Biden. Tal vez.

Las grandes cadenas de televisión, de radio y la prensa escrita, hicieron gala de su poca adhesión a los principios mínimos de objetividad y transparencia. Y los dueños de los sistemas de comunicación digital, no se cuidaron de ocultar su parcialidad desenfrenada y tramposa.

Creíamos ser los dueños de la práctica cómico trágica de que votaran los muertos. A estas alturas no se discute si votaran o no muertos. Apenas se hace cuestión de cuántos tuvieron la gentileza de resucitar para votar. Es cuestión de medida.

Como tampoco se pone en duda que muchos votaron donde no podían votar. El asunto es de cuantía. Eso por acá se llama trasteo de votos. Allá no le han puesto nombre, todavía.

La luz acostumbra irse en momentos muy críticos del escrutinio. Eso ocurre por estos andurriales. Pero nadie imaginaba que la llegada masiva de ciertos votos dudosos viniera de la mano de estos cortes estratégicos del servicio más confiable en los Estados Unidos. Quedó patentado el invento.

Cuando se tiene dudas del conteo de votos, nada mejor que contar a solas, en secreto. Pues aprendieron. Y lo pusieron en marcha. Sin que sepamos cómo se contaron los votos, el sistema no puede ser más detestable.

Y queda el voto por correo. Horrible. Favorezca a quien favorezca, el buzón de correo no puede reemplazar al ciudadano en el momento en que hace la expresión más solemne, grave y decisiva de su vida civil. Ese mecanismo lo tienen que eliminar o seguirá siendo fuente de incertidumbres y conflictos.

Al final de cuentas, Joe Biden es el Presidente electo. Nos parece un hombre mediocre, con reputación dudosa y amigos esencialmente peligrosos. Lo que no quiere decir que encontremos en Donald Trump el espejo de todas las virtudes. Por eso nos preguntamos cómo el país modelo para el mundo en todo, en las ciencias y las artes, en la academia, en el estilo de vida, en la defensa de los derechos civiles, no tuviera nada mejor que mostrar, en el terreno tan importante de la política y en el momento crucial por el que atraviesa.

Esperamos que este no sea un salto al socialismo. No lo permita Dios. Las señoritas de la organización que supuestamente defiende los derechos de los negros, el llamado Black Lives Matter, se declararon sin ambages marxistas leninistas.  Esperamos que lo digan por pura ignorancia. El Marxismo Leninismo descansa en la doctrina Hegeliana dialéctica, con tesis en la explotación de la burguesía, antítesis en la lucha de clases y síntesis en la dictadura del proletariado. ¿Cuántos millones de muertos, desaparecidos, presos políticos, hambres y miseria, dictadura ignominiosa ha costado la criatura? ¿Lo saben estas niñas?

En Latinoamérica la izquierda está de plácemes. Y en Colombia nos aseguran que el gran amigo de Biden es Juan Manuel Santos. Y el gran promotor, Gustavo Petro. Como para amarrarse el cinturón. Las afinidades electivas funcionan.

El Presidente, está definido, bien o mal. Lo que nadie puede asegurar es quién será el que tenga las riendas del poder. Con toda seguridad, no será Biden.

http://periodicodebate.com/index.php/opinion/columnistas-nacionales/item/28002-la-democracia-en-am%C3%A9rica