OPINION

CULTURA

LA SEMANA

VIDA

FRASES FAMOSAS:  

"La libertad puede ser puesta en peligro por el abuso de la libertad; pero también por el abuso del poder", James Madison

 

 

Por Orlando Viera Blanco

 

No hay forma de retomar rutas asertivas sino revisando el pasado, la historia, y visualizando escenarios.

Uno de los factores que dificulta la transición política es la no visualización de escenarios plausibles basados en antecedentes históricos, incidentales y política comparada. Algunas transiciones de poder han dependido de hechos fortuitos pero jamás no-antecedidos de organización partidista, social, militante y ciudadana.

Cuando no se alcanzan procesos transicionales se fatiga la acción de poder. Los grupos humanos se fragmentan y se pliegan a causas ganadoras por sólidas o a lo menos resolutorias en lo orgánico y provisorio. No hay forma de retomar rutas asertivas sino revisando el pasado, la historia, y visualizando escenarios. Veamos las incidencias a la vista 2020 y que nos trae el 2021.

1.- Maduro, su 6D y el desalojo de la AN

El régimen es predecible. En 2018 convocó una constituyente írrita y en un poliedrazo proclamó a Maduro Presidente. Esto provocó el vacío de poder 2019. Estuvimos preparados...La dosis pretende repetirse el próximo 6D-2020. Tomar la fecha de elecciones parlamentarias y ajustarla prêt à porte [lista para despachar] asistida de represión, persecución, encarcelamiento y propaganda, será el menú. Un escenario electoralista de facha masiva es necesario desconocerlo de manera igualmente masiva.

En este terreno la consulta popular vinculante juega un papel central de deslegitimación de la mentira y justificación masiva de la continuación de la AN y del interinato. Es conceder piso ciudadano a la restauración del orden republicano y defender la última empuñadura democrática que queda en Venezuela. La consulta popular también valida la narrativa internacional de desconocimiento de la dictadura y la inmunización de los diputados de la AN. La ampliación del Estatuto de la Transición política es un acto de preparación necesaria que da contenido al articulo 333-C, respuesta a la usurpación de poder violación del articulo 138-C, cumpliendo con el itinerario del 350-C de democratización y reinstitucionalización del país.

  1. La consulta popular es desatendida

La inmovilización de la sociedad-dentro y fuera de Venezuela-demostrando inacción a la convocatoria del próximo 7 al 12 de diciembre es un salto peligroso al vacío. No participar es callar y el que calla otorga. Tal eventualidad colocaría en riesgo a la clase política y al resto de la población que aún queda de pie luchando en Venezuela padeciendo las ráfagas de la miseria. Es abrir las puertas al desmantelamiento sistemático de la última traza de institucionalidad en Venezuela. Es la instalación del estado comunal, la consolidación del estado ausente y la intensificación de la inevitable alternativa humana ante la tiranía: huir.

  1. El 6D es derrotado y la consulta popular bien atendida

Sería un escenario ideal. Es el relevantamiento de la protesta ciudadana de base popular y civilista. Un claro mensaje al mundo del hartazgo y arrebato del pueblo venezolano. Pero también una cascada de dignidad donde a pesar de las penurias y las amenazas, el pueblo, la sociedad ni se rinde ni la intimidan. Ante esta demostración de vocación democrática, las alianzas internacionales responden con la ratificación de sus apoyos lanzando una narrativa de desconocimiento del fraude electoral, llamado a elecciones generales libres, creíbles y justas, validación de la continuación de la AN lo cual es un baño de inmunidad a sus diputados y al interinato, más presión internacional que puede traducirse en justicia universal, nuevas coaliciones y aislamiento del régimen.

En línea a esta realidad Venezuela relanza su lucha por la democracia donde es clave reorganizarse y reagruparse.

  1. Ni 6D ni Consulta Popular

En este escenario donde nadie gana obtiene ventaja quien controla el poder. Chávez aún derrotado en 2007 [reelección] reactivó y reagrupó sus filas. Dos años más tarde aseguró la reforma-C y su reelección. Es previsible que el régimen aplicará la misma receta somalizando al estado sentado en una nueva constitución.

Ante una situación de pasividad, vacío de poder e inmovilización social, el desafío del liderazgo opositor es relanzar el gobierno interino, asegurar sus aliados, abrir las puertas de la unidad a la sociedad civil y militar disidente; acercarse a la Iglesia, al frente unido, sindicatos y gremios. Divulgar con eficiencia las razones políticas, jurídicas, diplomáticas y estratégicas de la continuidad constitucional de la AN [lo cual debe reforzarse desde ya] y jugársela en la calle.

En el marco internacional se impone relanzar puentes con el gobierno demócrata de US, ser más coherentes, determinantes y disciplinados en nuestras peticiones; continuar nuestro trabajo ante la justicia penal internacional, órganos de DDHH, foros parlamentarios y grupos de interés como Grupo de Lima y Grupo de Contactos.

Las alianzas internacionales tendrán vigencia en la medida que demostremos capacidad orgánica, disciplina interna, más coherencia política y diplomática. Y muy importante, cohesión y unidad tanto con los miembros del gobierno interino como el frente político y ciudadano de Venezuela. La desunión-sin duda-sigue haciendo estragos.

https://www.diariolasamericas.com/opinion/escenarios-n4211549

Por Orlando Viera-Blanco

 

La justicia es el derecho de cada cual a realizarse conforme esfuerzo propio usando la inteligencia y alea a favor.

A pesar de la tragedia de Venezuela, amén de los infortunios de los pueblos, la humanidad es resiliente y tiene la oportunidad cada año de elevar una plegaria, una acción de gracias por la vida, la familia, la salud y por aquellas cosas buenas que aún en medio de las dificultades nos acompañan.

Me gusta la justicia, lo que arroja y conduce. La justicia es el derecho de cada cual a realizarse conforme esfuerzo propio usando la inteligencia y alea a favor. Justicia no sólo es derecho, también son deberes y respeto por las mínimas condiciones de convivencia de una sociedad. Justicia es educación que es urbana, cultural y normativa. Pero justicia también es libertad, que es felicidad, que es amor. En días de acción de gracia elevo una oración por los justos que se han marchado, por los que han redimido la injusticia y por aquellos que hemos tenido la honorable oportunidad de luchar porque se haga justicia.

Doy gracias a Dios por tener la rendija de libertad para abogar y defender los DDHH de los venezolanos. Doy gracias a Dios por haber tenido el honor de representar a mi país en los momentos más difíciles de su historia y contar con el apoyo de naciones hermanas que nos han tendido su mano amiga. Doy gracias a mis amigos y familiares por su fraternal y noble espaldarazo. Doy gracias a Dios por poner en mi camino a gente maravillosa, honesta y leal, mantener la frente en alto y levantarnos de la anomia. Doy gracias al Señor por avivar nuestra voluntad ante cada caída y retomar el andar. Doy gracias a dios por nutrirnos de cordura frente la intemperancia, paciencia ante la banalidad, carácter ante el abuso y perdón frente la ignominia.

Doy gracias a Dios porque un año minado de peste, hambre, dolor y muerte, seguimos favorecidos con la dicha de la vida, acompañados de nuestros hijos, nuestra familia, nuestros amigos, elevando además una acción de gracias al señor por recibir en su remanso y gloria a todos los que han partido, entre ellos mi padre...

Por lo que viene

Doy gracias a mi madre por haber sembrado en mí el sentido prístino y monolítico del espíritu santo. Y a ambos por enseñarme que la libertad, el respeto, la familia y la amistad, no se mendigan ni se privan a nadie. Gracias a esa crianza propia de la mayoría de los venezolanos, lo que viene es libertad pura y dura. Venezuela no es ni será un país sirviente. Venezuela no es una nación corrompida de odios insuperables. Venezuela no es un país celestino ni de tierras inagotables. Nuestra mezcla no lo tolera porque somos amasijo de todos los talantes.

Desde la colonia a nuestros días, hechos y personajes han intentando insuflarnos de rencores y maledicencia. Gracias a la Santísima Trinidad ha prevalecido el espíritu gallardo de nuestros próceres, la sabiduría de Andrés Bello, Vargas o Andueza Palacios, la gloria de José Gregorio Hernández, la erudición de Rómulo Gallegos, Andrés Eloy o el padre Luis María Olaso; la dignidad de Franklin Brito, Oscar Pérez o Rafael Acosta Arévalo o la fuerza y lucidez política de Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba o Carlos Andrés Pérez. Esa reserva moral, democrática y ciudadana está en nuestra sangre. Doy gracias a Dios por haber nacido con ese linaje…

Venezuela hoy escribe su propia historia sobre la misma tierra. Y lo que viene es felicidad porque habrá justicia. Al decir de Schopenhauer, la representación de nuestra voluntad es romper cadenas. Doy gracias a Dios por portar dixit Herrera Luque, huella perenne de irreverencia indómita que no se deja de nadie, así sean urogallos cubanos, chinos, rusos o islámicos.

Doy gracias a Dios por lo que viene que es el reencuentro. Pero también recuento de los buenos y los malos. Volverán lo que tienes que estar y se irán los que jamás han debido llegar. Doy gracias a Dios por ser más quienes anteponemos la patria al interés individual... Doy gracias a Dios por pertenecer a un distinguido y ejemplar cuerpo diplomático, conformado por un grupo de embajadores venezolanos en un momento crucial de nuestra historia.

Pido a Dios que los soberbios y los arrogantes queden atrapados como cerdos en un pequeño corral. Pido a Dios que reine la comprensión y el perdón cuando venga la liberación. Pido a dios que aprendamos la lección devenida nuestros rechazos e indiferencias, y doy gracias porque toda la experiencia -aún siendo dura y dolorosa-repose en nuestra conciencia.

Doy gracias a Dios por abrazar las miradas de llanto y alegría, de tristeza y gratitud, de nuestros hermanos venezolanos que aún en medio del sufrimiento, nos han dado amor, aliento y consuelo. Doy gracias a Dios por la dicha de representarlos e iluminar mi camino, mi razón y mi corazón. Sin ellos nada pasa ni nada pasará. Doy gracias a Dios por lo que viene que es la Venezuela que viví, que soñé. Doy gracias a Dios por ser cada día el niño que he sido porque es expresión de gratitud de la Venezuela que me cebó y me dio todo lo que soy. Doy gracias a Dios por haber tenido los padres, hermanos y amigos que nos bendicen con su plegarias, admiración y su cariño. Nadie hubiese sido sin ser nativo de la tierra que he nacido, y que estoy seguro con la misma sangre, alegría, sudor y valentía que fue fundada, la volveremos a construir.

Gracias a Dios por el orgullo, la grandeza y la belleza de ser venezolano y de seguir estando a vuestro lado... Feliz día de acción de gracias y que Dios los bendiga

https://www.diariolasamericas.com/opinion/accion-gracias-n4211129

Por Orlando Viera-Blanco

Diario Las Américas

 

En EEUU los prejuicios contra aquellos que no actúen contra "leyes angloamericanas", han ido escalando niveles de conflictividad política.

El Multiculturalismo es un término con amplio significado en la sociología y la filosofía política. En sociología y cotidiano, es sinónimo de "pluralismo étnico", también entendido como pluralismo cultural en el que diversos grupos étnicos entran en diálogo sin tener que sacrificar sus identidades particulares. Un diálogo debemos anticipar, consensuado.

El multiculturalismo comenzó a difundirse en Canadá y EEUU. Cada uno le ha dado su propia interpretación. El resto del mundo lo mete en la denominada agenda globalizadora, con un afán integracionista, transcultural, que ha llevado a extremos de valoración donde no serlo [multicultural] ha conducido a la tacha de un racismo implícito inapropiado. En esa dirección la polarización política emerge siendo bueno el integracionista y malo quien no lo es.

La izquierda multiculturalLa narrativa igualitaria de los movimientos de izquierda montados en su materialismo histórico, en el debate entre lo agrario y lo industrial, lo rural y lo urbano, la burguesía vs. El grito del pueblo al decir del semanario de Gramsci, ha deslizado las ideas de la multiculturalidad como bandera de igualdad. Apelan a la impostergable necesidad de delegarle al Estado el monopolio de la justicia social. La responsabilidad de aplanar las fuerzas industriosas-según su entender-generadoras de inequidades. En contrapartida al Estado liberal, competitivo y moderno, proponen un estado docente, benefactor, planificador, contralor de los medios de producción y de la vida. Pero no les basta con controlar la economía. También es preciso controlar la célula de la sociedad como la familia... La izquierda multiculturalLa narrativa igualitaria de los movimientos de izquierda montados en su materialismo histórico, en el debate entre lo agrario y lo industrial, lo rural y lo urbano, la burguesía vs. El grito del pueblo al decir del semanario de Gramsci, ha deslizado las ideas de la multiculturalidad como bandera de igualdad. Apelan a la impostergable necesidad de delegarle al Estado el monopolio de la justicia social. La responsabilidad de aplanar las fuerzas industriosas-según su entender-generadoras de inequidades. En contrapartida al Estado liberal, competitivo y moderno, proponen un estado docente, benefactor, planificador, contralor de los medios de producción y de la vida. Pero no les basta con controlar la economía. También es preciso controlar la célula de la sociedad como la familia...

El multiculturalismo proviene de los cambios en las sociedades occidentales después de la II Guerra Mundial, en lo que Susanne Wessendorf llama la "revolución de los derechos humanos". Los horrores del racismo institucionalizado y la limpieza étnica se volvieron imposibles de ignorar a raíz del Holocausto. Todo este movimiento fue inspirador a lo que se conoce en filosofía política como las políticas de identidad, de la diferencia, del reconocimiento, que buscan la integración de las minorías étnicas y religiosas.

Un complejo proceso de armonización de intereses donde el respeto a la diversidad libra su batalla vs. el respeto a las tradiciones y el derecho de las comunidades a salvaguardar sus costumbres e identidades. Por eso el proceso integrador [cultural] debe ser inmensamente espontáneo, consensuado, pactado, para que cumpla un rol sanador. Por el contrario, decretar la multiculturalidad puede resultar un vilipendio discriminatorio y prejuicioso. Venezuela tiene mucho que decir y exhibir de un proceso de brazos abiertos multiculturales, en los 50, 60 y 70, siendo destino migratorio por excelencia.

En Canadá desde 1971 la legalización del bilingüismo y la multiculturalidad anglo y francófona ha favorecido los procesos de inmigración controlada con una integración exitosa. La gradualidad ha sido clave. Toronto es hoy la ciudad más multicultural del planeta. Más de 40% de sus habitantes son de otras razas. Montreal ha sabido mantener sus raíces francesas. El valor de la tolerancia ha sido fundamental. El “derecho a la multiculturalidad” no es un gimmick. El reconocimiento al migrante lo ordena la ley en el marco del derecho a la libertad de credo, raza y religión, no como un trend topic [tendencia] o hashtag [etiqueta]. Así el multiculturalismo no es causa sino consecuencia, a lo que le antecede la pluralidad y la tolerancia de una sociedad horizontal.

En EEUU los prejuicios contra aquellos que no actúen contra “leyes angloamericanas”, han ido escalando niveles de conflictividad política. Las minorías de raza negra, latina o asiática-con todo su derecho a ser incluidas y reconocidas-han sido etiquetadas como parte de un debate político inapropiadamente racista. La lucha de género, matrimonios del mismo sexo, ambientalismo, pluralismo étnico, el hibridismo histórico, conducen a una suerte de avidez multicultural [que no se debe imponer] donde quien no lo sea [multicultural] discrimina. También las tradiciones y el custodio de identidades originarias matter [importa].

Universalidad vs. Multiculturalismo

No toda agenda multicultural es necesariamente una expresión de universalidad entendido el concepto [universal] como aquellos valores, derechos y virtudes que, por ser propios del ser humano, son universalmente aceptados y tutelados por la humanidad. El multiculturalismo puede ser entendido como voluntad legítima de los pueblos de integrarse culturalmente, voluntariosamente.

El profesor de ciencias políticas de Harvard, Robert D. Putnam, realizó un estudio de casi una década sobre cómo el multiculturalismo afecta la confianza social. Encuestó a 26.200 personas en 40 comunidades estadounidenses y descubrió que cuando los datos se ajustaban por clase, ingresos y otros factores, cuanto más diversa sea una comunidad, mayor es la pérdida de confianza. Las personas en comunidades diversas "no confían en el alcalde local, no confían en el periódico local, no confían en otras personas y no confían en las instituciones", escribe Putnam. Putnam también ha declarado, sin embargo, que "esta alergia a la diversidad tiende a disminuir y desaparecer...Creo que a la larga todos seremos mejores". Pero libremente. No por decreto o modelo de poder, sino profundamente social.

https://www.diariolasamericas.com/opinion/el-multiculturalismo-no-se-decreta-n4208978

Por Emilio J. Sánchez

 

Los estudiantes que escuchan las disertaciones contra la democracia Americana y los males del capitalismo son los que nutren buena parte de las protestas de hoy

Días atrás unos amigos se quedaron desconcertados cuando su hija, de 21 años, les dijo que el profesor de Historia había prometido puntos extra a los alumnos que asistieran a las manifestaciones convocadas por Black Lives Matter.

Puede que para algunos este hecho sea absolutamente excepcional; no lo es, en cambio, para muchas familias cubanas que huyeron de la Cuba de Castro a principios de los 60 y vieron con indignación, primero, y resignación, después, que sus hijos se convirtieran a las ideas socialistas, ingresaran en las brigadas Venceremos y Antonio Maceo —con ellas pudieron conocer, in situ, la “experiencia del socialismo”— y, finalmente, no les perdonaran haberlos arrancado de la isla.

Este Via Crucis vuelve a repetirse en nuestros días, cuando cubanos de segunda y tercera generación observan, sorprendidos, que hijos y nietos criados con todas las comodidades de la “sociedad de consumo” abrazan, una vez llegados a la universidad —y a veces desde el High School— las ideas de izquierda y profesan su admiración por Bernie Sanders.

Los estudiantes que escuchan las disertaciones contra la democracia americana y los males del capitalismo son los que nutren buena parte de las protestas de hoy y que fomentan el caos en Chicago, Seattle y Portland. Y son los mismos que luego ocuparán posiciones en la academia, los medios de comunicación, las instituciones políticas y filantrópicas e incluso las grandes empresas.

Guerreros sociales

Mirado de cerca, el fenómeno no tiene nada de asombroso: la mayoría de los profesores de universidades y colleges en Estados Unidos profesan ideas izquierdistas

Aunque los estadounidenses se percatan de que ahora están sucediendo hechos impensados apenas cinco años atrás, aún no descubren la relación entre la convulsión social, por un lado, y la naturaleza de la educación superior, por otro.

Al tema ha dedicado bastante atención el psicólogo, profesor de la Universidad de Toronto, Jordan Peterson. Autor de varios libros, el canadiense se ha convertido en un fenómeno masivo entre los jóvenes —su canal de YouTube tiene más de 1.8 millones de suscriptores y, solo hasta 2018, sus videos han sido vistos más de 65 millones de veces—, referencia del pensamiento conservador y objeto del encono de la izquierda, grupos LGBTI y feministas.

Peterson ha insistido durante varios de los programas de su canal de YouTube en que las universidades preparan activistas, guerreros por la justicia social, y resiente la ignorancia de los estudiantes sobre temas de la contemporaneidad, verbigracia, los cientos de millones de muertos del comunismo: el Gulag soviético, la China de Mao o la Cambodia de Pol-Pot.

Un escritor que desde hace décadas viene abordando el mismo tema es David Horowitz. Él mismo estudiante vinculado en los 60 a organizaciones radicales, exmarxista y simpatizante de las Panteras Negras, ha escrito The Black Book of the American Left (2017), una colección en la que denuncia la expansión de la izquierda en la sociedad

El volumen VIII lo dedica a su presencia en las universidades: “La mayor tragedia de mi vida ha sido la destrucción de nuestro sistema educativo por parte de los progresistas y su conversión en un centro de adoctrinamiento y reclutamiento para la izquierda ideológica”.

Horrowitz también ha fustigado la ignorancia supina de los estudiantes evidenciada en las encuestas: “Una tercera parte de los millennials piensa que George W. Bush mató a más personas que Joseph Stalin. Un 25 por ciento sabe quién era Lenin, lo cual es una minoría, pero piensan que fue un gran personaje”.

Desbalance político

Desde los años 70 del siglo pasado numerosas investigaciones han constatado el paulatino aumento en la cifra de profesores de tendencias izquierdistas en las universidades, sobre todo en el área de humanidades —filología, comunicaciones, historia, sociología, psicología— y su correlato: la disminución de los de tendencia conservadora. En la actualidad, más del 50 por ciento del claustro se identifica con el Partido Demócrata y cerca del 10 por ciento con el Partido Republicano.

Asimismo, el número de profesores en las disciplinas mencionadas ha aumentado a un ritmo más rápido que en otras de menor carga política, lo que inclina aún más el peso hacia una parte del espectro.

Una encuesta de 2016 mostraba que los docentes conservadores o de tendencia republicana representaban el 4 por ciento de los historiadores, el 3 por ciento de los sociólogos y solo el 2 por ciento de los profesores de literatura. A ello hay que agregar la incorporación de mujeres y miembros de minorías como resultado de las políticas de Acción Afirmativa. Sin duda, el caso más relevante es el de las primeras, que han copado muchas cátedras universitarias y dado amplio cauce a ideologías feministas.

La cuestión, no obstante, no es solo de número y opción política individual. El principio central en el que se basó por décadas la educación en Estados Unidos fue la libertad de enseñanza, el fomento del pensamiento crítico y la confrontación de diferentes perspectivas en el proceso de búsqueda de la verdad.

Desde principios del siglo XIX se estableció un código de conducta moral: evitar aprovecharse de la inmadurez de los estudiantes para adoctrinarlos con las visiones políticas personales de los maestros.

Proselitismo ilustrado

Lamentablemente, es lo que ocurre hoy, cuando la frontera entre enseñanza y activismo se ha difuminado en la academia, al igual que ha sucedido en el periodismo con las que separaba la información de la opinión.

En las aulas los profesores explican su visión personal acerca de los fenómenos y acontecimientos sociales, del pasado y del presente, del arte y la literatura, del individuo y del grupo, la dan como la única válida mientras entregan una versión simplificada y peyorativa de otros enfoques, cuando no los suprimen.

Han desechado las ideas de El hombre unidimensional, la obra de Herbert Marcuse (1898–1979) que inspiró a la Nueva Izquierda en los 60. Ahora las lecciones se basan en corrientes neomarxistas de identidad de grupo y la antigua lucha de clases es presentada en términos de blancos, hombres, heterosexuales, judíos—los opresores— contra negros, mujeres, LGBTI, musulmanes—los oprimidos.

El sustrato ha sido fértil para el surgimiento de nuevos campos: Estudios de la Mujer, Estudios Afroamericanos, Estudios Chicanos, Estudios Homosexuales, Estudios Postcoloniales, Estudios sobre Supremacía Blanca, entre otros.

De aquí se derivan asignaturas, obligatorias u optativas, sesgadas en su misma base, que no se limitan a trasladar un corpus gnoseológico, sino que reclaman una toma de partido del estudiante no tanto para interpretar el mundo sino, como quería Karl Marx, para transformarlo en tanto “guerreros sociales”. Proselitismo ilustrado.

Vale la pena detenerse en el ámbito de la literatura, donde la tendencia antes mencionada ha logrado desplazar de los planes de estudio las obras clásicas por considerarlas una consecuencia de la supremacía blanca. En su lugar se han incluido otras de menor valía, pero representativas de cierta etnia, grupo u orientación sexual. A este enfoque de identidad de grupo el afamado crítico y académico Harold Bloom (1930–2019) calificó de “escuela del resentimiento”.

Bloom, quien ejerció la docencia por muchos años en las universidades de Yale, Harvard y New York, debe de haber sufrido este ataque a la herencia clásica occidental. No en balde se lamentaba de que “todos los criterios estéticos y casi todos los criterios intelectuales han sido abandonados en nombre de la armonía social y el remedio a la injusticia histórica”.

Algunos han denunciado la presencia de ideas izquierdistas en la enseñanza primaria y secundaria como resultado, al menos en parte, de un curriculum escorado a la izquierda en algunas carreras de pedagogía (escuelas de educación).

Ya se notan algunas señales de lo anterior: una escuela suprimió el himno nacional, otra incorporó la expresión de género desde el kindergarten, unas cuantas han retirado de sus bibliotecas obras de Mark Twain por considerarlas “racistas”… Recientemente la Junta Escolar del condado Miami-Dade aprobó introducir la “instrucción antirracista” en sus programas escolares. Es un hecho que la alegación del “racismo sistémico”, a pesar de carecer de base empírica, ha sido impuesta en la agenda social por grupos radicales y sus aliados. Muchas instituciones, empresas e individuos la han aceptado acríticamente, en muchos casos por contagio o presión social.

Atmósfera tóxica

La atmósfera es ciertamente tóxica. Se descarta la noción y práctica del “mercado de ideas” y la libertad de expresión. La cultura de la cancelación (suprimir las voces discordantes) desborda las redes sociales y levanta ronchas, como en la reciente carta de los 150 intelectuales contra la intolerancia en la izquierda (A Letter on Justice and Open Debate).

Los estudiantes exigen un “espacio seguro” donde interactuar con sus afines sin verse obligados a escuchar opiniones diferentes que contradigan sus convicciones en torno a raza, sexo, género, política o religión. Ello explica el boicot e incluso el ataque físico a conferencistas y autores conservadores.

¿Hay alguna esperanza de recuperar la universidad americana, la escuela que formaba profesionales competentes, no guerreros sociales? Por las tendencias que se observan en los últimos meses mi pronóstico es bastante pesimista. Muy difícil, aunque no imposible.

Ante todo, hay aún reservas morales en los jóvenes, buena parte de los cuales no se han dejado engatusar por las corrientes en boga y buscan sus propios caminos de aprendizaje y desarrollo personal. Gracias al caudal ilimitado de información que atesora la web, es posible vencer la intolerancia que prevalece en las aulas y que impide el enriquecedor debate de opiniones.

Además, ya existen varias organizaciones que tratan de movilizar a docentes y estudiantes para defender el derecho al libre intercambio de ideas. Pueden citarse, entre ellas, la Foundation for Individual Rights in Education (FIRE), la National Association of Scholars y la Association of Literary Scholars, Critics, and Writers.

Retomo el tema que con que inicié el artículo. Si su hijo o nieto —estudiante aplicado de college o universidad— viste una camiseta con la imagen del Che Guevara o en una conversación de sobremesa reacciona violentamente cuando usted se refiere a Nicolás Maduro como dictador, ya sabe las causas.

Si me pregunta qué debe hacer, le contesto que no lo sé (y lo digo por experiencia propia). Pero, al menos, ya estamos avisados.

EL MUNDO

EL TIEMPO

Mostly Sunny

79°F

Miami, USA

Mostly Sunny

Humidity: 62%

Wind: 11.81 m/h

  • 15 Apr 2021

    Mostly Sunny 81°F 67°F

  • 16 Apr 2021

    Thunderstorms 84°F 68°F

Partly Cloudy

83°F

Havana, CUBA

Partly Cloudy

Humidity: 51%

Wind: 6.84 m/h

  • 15 Apr 2021

    Mostly Sunny 84°F 69°F

  • 16 Apr 2021

    Sunny 87°F 71°F