OPINION

CULTURA

LA SEMANA

VIDA

FRASES FAMOSAS:  

"China es un gigante dormido. Déjalo dormir, porque cuando despierte, moverá el mundo". Napoleón Bonaparte.

 

 

Por Héctor Julio Cedeño Negrin

 

Los gobernantes cubanos están realmente preocupados por la fulminante victoria de Donald Trump. Obtenida durante el juicio político, que le fuera incoado por los miembros del partido demócrata. Con este juicio los demócratas abrigaban la ilusión de removerlo del poder, contra de la voluntad de los electores que lo proclamaron en 2016.

Los dictadores cubanos y el resto de su cohorte nauseabunda, estaban convencidos de que Donald Trump perdería su puesto y así lo expresaron en las redes sociales, donde estaban muy activos y entusiasmados, Mariela Castro, Bruño Rodríguez de la parrilla y demás ilusionistas trasnochados.

Soñando con ese desenlace llevaban desde diciembre y así esperaron el 2020. Pero fracasaron los "tontons macutes" que se cogieron el dedo con la puerta. El Presidente salió ileso y mucho más fortalecido de lo esperado, lo que lo sitúa con ventaja para las elecciones de noviembre del 2020.

Resultó contrario a lo que esperaban sus detractores. Como dijera José Díaz-Balar el presentador de noticias Telemundo; "los demócratas salieron echando chispas". También echaron chispa; Bruño parrilla, la felina Mariela y los “iluminatis” de la dictadura. No sé porque siempre me parece que Mariela es el nombre de un gato o el de una gata.

Antes del "Juicio Político" el picheo de Donald Trump era bajito y a cien millas por hora, hoy Donald está lanzando, bajito, “pegao” y a ciento veinte millas. La bola, ni la ven pasar, no hay tiranía que le batee. Con Mr Donald Trump en la lomita, el equipo castrista y el madurista, no han podido chocar con la bola ni de casualidad, solo se escuchan sus alaridos y el pataleo.

En Cuba, los "analistas políticos de la Mesa Retinta", no han querido examinar ni mencionar siquiera, los resultados del Juicio Político, en el Senado. Ellos, siempre tan analíticos, minuciosos, tan pretenciosos y creídos. Han preferido olvidar el tema y hasta se sienten frustrados, ante la mención del asunto.

No quieren ni comprender lo que ocurrió en la realidad. Solo en el noticiero de la televisión, han insinuado que con el dinero que tiene Donald Trump, se podría comprar hasta el alma del diablo, pero no se atreven a decirlo públicamente y prefieren enmudecer. Tampoco lo mencionan en Telesur.

Con el apretón de tuercas del gobierno estadounidense, los gobernantes de cubanos están al borde de la desesperación, haciendo lo indecible, para mantenerse en el poder y para no ceder a las presiones de Donald Trump.

Pero les falta poco para boquear. Por eso cifraron sus esperanzas, en que cayera el Presidente. Ahora solo les queda esperar a las elecciones de noviembre, para ver si cambia su suerte y con esa ilusión siguen viviendo. Si Trump gana otros cuatro años, morirán de rabia y de inanición.

Pero son sólo ilusiones. Le pidieron mil millones de euros a Vladimir Putin, para ver si pasan este momento tan amargo y difícil y logran sobrevivir. Con ese dinero esperan mantenerse a flote durante unos meses, pero el panorama no parece muy esperanzador.

El administrador de la tiranía invitó a Putin, para un paseo por la otra Cuba, la de los tiranos, donde no ocurren derrumbes y se vive placenteramente. Ya veremos con la visita que se propone el ruso y que le ofrecerán a cambio. Va y le ofrecen una bahía de Cuba, para que construya una base militar, ahora que Rusia ha decidido plantar cara a los Estados Unidos.

De pronto Vladimir Putin parece decidido a embaucarse nuevamente entre las patas, de la tiranía, él, que se ha convertido en el tirano de Rusia. A lo mejor quiere volver a la “era gloriosa” de los ochenta, tiempo en el que Fidel Castro, contribuyó a la ruina de la Unión Soviética.

El que por su gusto muere, la muerte le sabe a gloria. No se sabe que esperan obtener, los rusos de Cuba, porque ya una vez pasaron por este calvario y fracasaron míseramente.

Fueron conducidos a la ruina total, desangrados por la tiraría de los hermanos Castro, que los manipularon a su antojo. ¿Que puede haber cambiado para que deseen tropezar de nuevo con la misma piedra? La respuesta la tendrá Putin, aunque él no parece ser, el clásico tonto ruso al que aluden los cubanos.

Por lo pronto la derrota del partido demócrata, tiene preocupados a los tiranos de Cuba, que no ven con buenos ojos la continuidad de Donald Trump, por otros cuatro años.

La permanencia del republicano en el poder, sería algo devastador para la tiranía, sobre todo si el Presidente les sigue apretando las clavijas. Algo más que probable y objetivo especial de Donald Trump, quien sabe cumplir siempre sus promesas.

Para el resto de las dictaduras de América, las cosas se pondrán peor, eso lo saben Maduro y Ortega. El 2020, tiene un mal augurio para los tiranos, no lo olviden.

Por Héctor Julio Cedeño Negrín

 

En estos últimos días hemos podido constatar, lo falso del patriotismo de los personeros y acólitos de la tiranía, que se la pasan dictando cátedra, sobre el comportamiento cívico ante los símbolos patrios, sus héroes y sus mártires gloriosos. Queriendo enseñarles a los ciudadanos lo que ellos entienden por patria y por nación.

Todo el melindre lo han formado por el performance perfilado por un grupo de cubanos, que se hacen llamar; "Clandestinos". Ellos utilizaron la figura de José Martí, tomando para ello, varios bustos del Apóstol, diseminados por la Habana, para expresar sus criterios políticos y sus inquietudes reprimidas.

A mí ciertamente, la iniciativa me ha parecido valiente y hasta genial, una hazaña realizada precisamente, el día primero de enero, día en que comenzó la larga y tenebrosa noche en que nos ha sumido la tiranía castrista, a Cuba y a la mayoría de los cubanos.

Me pareció formidable, porque en La Habana los bustos de José Martí están permanentemente vigilados y escoltados, tanto por la Policía ordinaria, como por la Política, es decir, por la Seguridad del Estado. Los bustos del apóstol están, sencillamente, militarizados.

Decírmelo a mí, que he participado en innumerables acciones relacionadas con el Apóstol, colocando flores en sus bustos o en actos de homenaje, preparados por la oposición a lo largo y ancho de la ciudad. Allí, hemos sido reprimidos o detenidos, en diversas ocasiones por los esbirros de la tiranía castrista, que han tratado a toda costa de impedirlo.

¿Qué moral tienen los lame botas de ésta tiranía inmoral para inculpar a nadie por estas acciones?

¿Quién les otorgó el poder de juzgar a valientes ciudadanos, por esas actuaciones más bien simbólicas, que no pretenden denigrar al Apóstol si no, situarlo, como figura cimera de nuestras luchas?

¿Es que los infamadores y sus asistentes, se han creído el papel de jueces, que les han otorgado la tiranía y la falsa constitución que ellos mismos se inventaron?

Cuando triunfen la democracia y la libertad vamos a quemar ese panfleto apócrifo, al que ellos llaman constitución en la mayor plaza pública y entonces elaboraremos, ante el pueblo cubano, una verdadera constitución democrática; “Con todos y para el bien de todos” como expresara nuestro Apóstol, de la República soñada por él.

Los conocidos" Clandestinos" embadurnaron con sangre (con sangre o con pintura roja) varios bustos de José Martí, en La Habana. Ya se sabe que José Martí es para los cubanos una de las más grandes figuras de la historia, junto con Carlos Manuel de Céspedes y Antonio Maceo; son para los cubanos, el Apóstol de nuestra independencia, el Padre de la Patria y el Titán de Bronce, símbolos inconmensurables de la Patria.

Pero para la mayoría, José Martí, es el más grande de todos los cubanos. Dada su firmeza, su valor y su entereza para conseguir la independencia y la liberta de Cuba. Sus méritos son tan extraordinarios, que harían palidecer, a cualquier otro prócer de la patria.

Para los cubanos, José Martí, simboliza, la Patria misma y tiene mucho sentido este acto de los “Clandestinos”, al señalar, que, precisamente esa Patria, ha sido ensangrentada por la dictadura. Son verdaderamente, los tiranos y sus esbirros, los que han ensangrentado a José Martí.

En una de las presentaciones de “Clandestinos”, aparece la imagen del tirano Fidel Castro, sangrando al Apóstol. Ese es precisamente el sentido de este performance, creado por “Clandestinos” y me parece esa la interpretación de la obra. Ya se sabe que no todo el mundo, interpreta las cosas de la misma manera, pero ese es el sentido que yo le veo.

Hoy la mayoría de los cubanos tienen menos de sesenta años y sus ideas y conceptos están influenciados por las doctrinas de la revolución y de Fidel Castro. Eso quiere decir, que, a buena parte de los cubanos les han hecho ver a José Martí, en un sentido muy diferente, incluso algunos entienden a Martí como un comunista. Eso, porque les han lavado el cerebro, como se decía en otra época.

En ese sentido, me siento orgulloso, porque el Coronel de la Seguridad del Estado; Fernando Labrada Tamayo me decía en uno de los interrogatorios a los que me se sometió, que yo tenía el cerebro, “bastante contaminado”, o sea, que no me han podido lavar el cerebro adecuadamente. Pero si puedo comprender como muchos cubanos ven a José Martí y también como lo culpan a veces de las desgracias de Cuba.

La Patria desangrada por los tiranos, que han hecho correr a raudales la sangre de los cubanos y que aún hoy, la hacen correr. Para mí eso fue, precisamente lo que quisieron simbolizar, esos valientes cubanos, para no dejar morir a la Patria, cuando los traidores la asesinan, la saquean y la humillan. Muy bien por ustedes hermanos.

Estos hermanos, también están clamando por la libertad de los Presos Políticos, de José Daniel Ferrer García, de Roberto de Jesús Quiñones Haces, por la de los Pastores Ramón Rigal y Aida Expósito, por la de las Damas de Blanco Martha Sánchez y Aimara Nieto, por la de Ovidio Martín Castellanos y la de tantos otros, que hoy yacen en las ergástulas inmundas de la tiranía.

Esos Prisioneros Políticos, son asesinados lentamente o "Enterrados vivos", como diría Héctor Maseda Gutiérrez, cuya esposa Laura Pollán, también fue asesinada, desangrada y asfixiada por los tiranos y sus cómplices, incluso disfrazados de médicos, asesinos violadores del juramento hipocrático.

Esa sangre también simboliza, la sangre de Oswaldo Paya Sardiñas, desangrado con una aguja que le clavaron en la ingle. Significa la sangre de Harold Cepero y la derramada por galones, por los miles de fusilados y asesinados, de Fidel y de Raúl Castro, a lo largo de sesenta y un años de crímenes, de una dictadura impuesta a sangre y fuego, contra el sufrido pueblo cubano.

Hablan de que los “Clandestinos”, son vándalos, por pintar con sangre o pintura, los bustos de José Martí. Pero el primero y verdadero vándalo fue Fidel Castro, que quiso hacer cómplice de sus asesinatos al Apóstol, al pretender implicarlo en el asalto al Cuartel Moncada, como el autor intelectual de las atrocidades que el mismo cometió, eso sí es vandalismo.

Esa también fue su cobardía, para evitar ser condenado por los crímenes planificados por él, induciendo además, al resto de sus compañeros a cometerlo. Culpar al Apóstol de aquel asalto, traicionero y alevoso, contra soldados casi indefensos, desnudos, confiados y borrachos que él inició, es también un crimen. Es también, mancillar la memoria del Prócer y lavarse las manos, como Poncio Pilatos, al señalar a José Martí como el incitador de aquel acto arbitrario.

Vandalismo es también, el del hermano en Jefe, que colocó el pestilente; "Mojón de Fidel", al pie del Mausoleo del Apóstol, para castigarlo y obligarlo a soportar al tirano, su presencia y su hedor nauseabundo de asesino comunista, que acuchilló por la espalda, al propio José Martí.

Con estas acciones de “Clandestinos”, reforzaran la militarización del Parque Central. Siempre tan vigilado y controlado por los esbirros de la tiranía. No vaya a ser que un dia de estos, amanezca anegado de sangre de animal o de pintura un lugar tan concurrido y visitado por los turistas y por la Prensa internacional.

Recuerdo que hace algunos años, cuando cerca de treinta opositores, logramos romper el cerco y pararnos ante el busto de José Martí, situado en el Parque Central de La Habana. Gritamos ¡Libertad! Y nos tomamos una foto, ante la vista de los turistas extranjeros y los asombrados esbirros de la Seguridad del Estado, que nos miraban incrédulos.

Por la vigilancia tan hermética que mantenían los esbirros de la dictadura, sobre Parque Central y el monumento al Apóstol, esa acción, tan inesperada de los opositores a la dictadura, podía consignarse como una hazaña militar.

Habíamos salido de la Iglesia de la Merced, situada en las Calles Cuba y Merced, donde participamos en una misa por la libertad, de Ingrich Betancourt. La política colombiana secuestrada por las narco-terrorista-guerrillas de las FARC, hoy un flamante y falso partido político de los narcos-comunistas colombianos.

De allí y ante el asombro de los “segurosos”, nos fuimos caminando, sin romper el grupo, hasta llegar al Parque Central. No se atrevieron a detenernos porque hubieran necesitado todo un batallón para realizar el operativo, más de sesenta forajidos y ellos estaban en franca minoría, no habían previsto tal acción.

Más tarde me cercaron, me detuvieron, me interrogaron y hasta me filmaron. Para que les dijera de quien había sido la idea. Les dije; lo decidimos entre todos, porque se presentó la ocasión y ya ustedes saben, que; “a la ocasión la pintan calva”. Sin lugar a dudas, fue una jugada perfecta. Debo significar que, a los quince días de orar por la libertad de Ingrich Betancourt, a ella la liberaron.

Algo que, si vi muy feo, fue la decapitación de un busto de José Martí, hecha un 13 de marzo, hace varios años en el llamado "Parque del Curita". Ese sitio lo ocupaba antiguamente, la “Plaza del Vapor” aquí en La Habana. El parque está situado, entre las calles Reina, Galiano, Águila y Dragones, en el municipio de Centro Habana.

Vandalismo es también, la manipulación permanente del pensamiento de José Martí. Lo hacen los ideólogos de la dictadura, para adecuarlo a las conveniencias, políticas e ideológicas, del régimen castrista, tergiversando, uno a uno, los pensamientos y las palabras, del Apóstol.

Martí decía, según, en el Tomo 1 pagina 185 de sus Obras Completas, publicadas por la Editorial Nacional de Cuba, en el año 1963; "La tiranía es una misma en sus varias formas, aun cuando se vista en algunas de ellas de nombres hermosos y de hechos grandes".

Vandalismo es hacer creer a los cubanos, que José Martí hubiera comulgado con las ideas de Fidel Castro, cuando en realidad el, las hubiera aborrecido. También es vandalismo afirmar, que José Martí era hombre de ideas socialistas y mucho más aberrante aun, que tenía ideas comunistas, como insinúan.

Cuando el mismo coincide con Herbert Spencer en calificar al socialismo, como la " Futura Esclavitud", sino ver el Tomo 15 páginas de la 387 a la 392, de las Obras Completas de José Martí, publicadas en La Habana 1963.

Escribía José Martí, sobre el filósofo ingles Herbert Spencer y su tratado, en que califica al socialismo como; “La Futura Esclavitud”, cito; “Por su cerrada lógica, por su espaciosa construcción, por su lenguaje nítido, por su brillantez, trascendencia y peso, sobresale entre estos varios tratados aquel en que Herbert Spencer quiere enseñar cómo se va, por la excesiva protección a los pobres, a un estado socialista que sería a poco un estado corrompido, y luego un estado tiránico”. Tomo 1 pagina 387 de la Obras Completas de José Martí, impresa el 20 de julio de 1964, por la Editorial Nacional de Cuba.

Dicen los integrantes de "Clandestinos" que los dos jóvenes apresados por la Seguridad del Estado en días pasados, no son integrantes de su organización. Los torturadores cubanos de la Seguridad del Estado, émulos de Lavrentiy Beria y de iosif stalin, son capaces con sus torturas y martirios de hacerlos confesar y de auto incriminarse públicamente, aunque sean inocentes. Hoy las acciones de “Clandestinos”, se han extendido, a Santiago de Cuba y otras provincias.

Los gobernantes de Cuba, han prostituido tanto el pensamiento, y las ideas de José Martí, que muchos ciudadanos piensan en José Martí, como en el ideólogo de la tiranía castrista, incluso muchos de ellos, hastiados de tanta tiranía, llegan a odiar al propio José Martí, eso no es más que vandalismo puro por parte de la tiranía castrista.

¿Por qué le dan tanta importancia a una construccion de cemento o de yeso y desprecian verdaderamente las ideas y los pensamientos del Apóstol?

El mayor homenaje a José Martí, no es construirle bustos ni monumentos a lo largo y ancho de la isla de Cuba, sino cumplir con su legado. Porque no cumplen, por ejemplo, con este claro pensamiento del Apóstol y lo ponen en práctica verdaderamente y dejan de falsificar la realidad; “La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos, y no feudo ni capellanía de nadie”.

Al menos yo me siento identificado con “Clandestinos” y aunque algunos pretenden denigrarlos y calificarlos de violentos y vandálicos me niego a considerarlos de esa manera, porque los verdaderos vandálicos y violentos, son los tiranos y sus compinches.

La ofensiva permanente de la llamada, Policía Nacional Revolucionaria, aleas P.N.R. De dudosa profesionalidad, pésima escolaridad, elevada corrupción y probada prepotencia. Maltrata constantemente a los ciudadanos cubanos, especialmente a los habaneros. La policía de la Ciudad de la Habana, está integrada en más de un ochenta por ciento, por individuos procedentes de otras provincias del país, principalmente de las llamadas provincias orientales.

Del oriente cubano, los envían por miles, les prometen sueldos de quinientos pesos y más. Como ese dinero, en aquellos lugares, es considerado una millonada, debido a las carencias, las necesidades y la falta de recursos, los orientales se imaginan, que van a hacerse ricos en la Habana y por fin la invaden. Cuando llegan a la ciudad, caen en la cuenta de que los “sueldazos” prometidos, no les alcanzan, ni para comprarle, mata pulgas al perro.

Aunque los policías orientales viven en albergues, ahorran ropas de civil, porque pasan la mayor parte del tiempo en uniforme, no gastan en comida, porque reciben el salcocho reglamentario, que les cocinan en las unidades y en las Estaciones de Policía y reciben diversas gratuidades, que les privilegian sobre el ciudadano común. Los altos sueldos no les resuelven, ni siquiera, sus más perentorias necesidades. A pesar de que un policía puede ganar más de mil pesos cubanos (PUC), mucho más que lo que gana un médico especialista.

Como en sus lugares de trabajo, no hay mucho para resolver, como decimos los cubanos, salvo que sean por ejemplo, patrulleros y puedan apropiarse de parte de la gasolina de sus carros, para venderla en el mercado negro o tengan alguna otra posibilidad de adquirir algún dinero. Tienen que pasarse la vida, haciendo lo que ellos si saben hacer perfectamente o lo que aprenden con más facilidad. Esto es, extorsionar y esquilmar a los ciudadanos, para de esa manera obtener el dinero extra, que necesitan para suplir sus insuficiencias.

Por ello muchos reclutas desde que ingresan en las escuelas policiales, ya conocen, por el consejo o por la experiencia de otros, lo que hay que hacer para conseguir ese dinero extra y llegan listos para la corrupción y el trapicheo policial. Ese dinero lo adquieren, extorsionando a las prostitutas, a los “jineteros”, a los vendedores ilegales, a los taxistas y boteros, para liberarlos de una multa debida o fabricada por la propia policía, cobrándole la gabela a todo el que sorprenden cargando algo, sin la debida certificación o cobrando por trasladar en autos policiales, mercancías de procedencia ilícita.

Los que no pueden pagar por ser unos pobres diablos, son los que van a parar a las Carpetas de las Estaciones Policiales y son los que dan fe de la operatividad de la policía callejera, porque los policías son obligados a enviar casos a las Estaciones para justificar su trabajo. Si no envías a nadie, no eres operativo. Así, envés de ser la policía, un cuerpo para prevenir el delito y educar al ciudadano en el cumplimiento de la ley, se han convertido en fabricadores de delitos, contra los ciudadanos.

Como los más operativos son estimulados, los policías pasan la vida implicando a los ciudadanos en delitos ficticios. En algunos casos para extorsionarlos y en otros, para ganar méritos. Este concepto policial, está llevando a muchos ciudadanos, a pasar cursos de delincuentes comunes y de postgrados, en las prisiones, especialmente a los jóvenes. Basta con pasar unas horas en alguna Estación de Policía, para constatar las diversas situaciones, que lo corroboran.

Donde veo más excedido el abuso policial, es en la utilización de las cámaras de vigilancia, que han sido diseminadas por toda la Ciudad de la Habana y especialmente en un supuesto delito, al que denominan “Asedio”. Según el diccionario de la lengua española. 

Asedio; es cerco, sitio, bloqueo. Asediar; poner cerco, sitiar, fig. Molestar mucho en exigencia o pretensiones. También acorralar, encerrar, etc.

El cubano ha sido y es, un personaje, anecdótico, guasón; esto es chistoso, gracioso, divertido y chispeante. De eso tenemos fama los cubanos a nivel mundial. Cuba ha sido siempre, un país hospitalario y acogedor. El extranjero, viene a Cuba con esa creencia y así eran los cubanos, hasta el primero de enero de 1959. La Habana, llena de turistas de diversas regiones, mezclándose con los cubanos.

Conozco muchas anécdotas, de mis familiares, que eran músicos, amenizando en restaurantes y cafés, desde los años treinta y cuarenta, con la guitarra al hombro, y las claves en ristre. “Salíamos a fletear el peso”, me decía uno de mis mayores, que se reunía con otros, en un bar que existía, en Compostela y Luz.

Que de malo puede haber, que un cubano converse con un turista, que se siente a su mesa y que comparta un trago. Asediar es atosigar, fastidiar y molestar, pero para declarar el asedio es menester que el turista se queje a las autoridades, porque alguien lo esta molestando, si no hay queja, no existe asedio. En seis horas que permanecí en el llamado depósito de la Estación policial de Zanja y Dragones, el pasado sábado doce de mayo, pude constatar más de trece ciudadanos, acusados por un supuesto asedio al turista.

Conocí a un joven que ha cumplido cinco prisiones, por asedio. Simplemente por conversar con turistas o por sentarse a una mesa con algún extranjero. Incluso conozco un caso, de quien parado en la puerta de su casa, ha sido detenido y acusado por el supuesto asedio, porque por donde el vive pasan muchos turistas, esto es en las calles de San Miguel y Consulado, en Centro Habana. Allí hay una cámara de vigilancia, lista para acusar a los vecinos del lugar.

Los gobernantes cubanos se han convertido en los más usureros del mundo y pretenden que todo el dinero que portan los turistas, les pertenece a ellos. No desean que los turistas, se gasten un centavo con los ciudadanos, ni que le regalen un peso a los hambreados cubanos. Si la policía le sorprende conversando con un turista le detienen y le conducen.

En la unidad le levantan un acta de advertencia y si ya tiene varias le envían para el consejo, que es un lugar donde se reunen los Jefes de sectores policiales del barrio y ellos determinan, que sanción imponerle, si le amonestan, le multan o lo mandan a prisión, por el supuesto delito de “Peligrosidad Pre-delictiva”, una notable aberración jurídica, que solo puede ser impuesta en el lugar en que rige una tiranía, como la que subyuga al pueblo cubano.

Por lo pronto controlan el humo, veremos cuando se avive el fuego

La sociedad cubana se encuentra en un peliagudo estadio, de difícil clasificación. Los gobernantes cubanos no saben, cual podrá ser la solución para la actual coyuntura, económica, política y social o dicho de otra manera, ellos saben que lo único sensato sería desmantelar el presente sistema político, pero lo evitarán a toda costa, para no tener que perder; el poder, la gloria y hasta el pellejo. Es por ello que intentan vanamente encontrar otra solución, aunque evitando, perder el control sobre la sociedad y con ello, sobre la nación.

Pero vemos, que lo que se vislumbraba como alternativa creible, para aliviar la tremenda carga, sobre el escuálido Estado totalitario, se está convirtiendo en una poderosa fuente de conflictos, que separadamente de la tremenda indisciplina que genera, puede desbaratar el mecanismo de control de la tiranía y tornarse inestable, convirtiéndose, en huelgas, manifestaciones, disturbios y revueltas callejeras. Estas serían el preludio de una potencial explosión social. Se trata nada menos, que del trabajo por cuenta propia y de los trabajadores, que se dedican a estas labores.

La ignominia de los gobernantes, ha querido, a la par que desprenderse de miles de trabajadores que dependían del Estado, esquilmarlos y obligarlos a mantener, su gigantesco aparato represivo, burocrático e improductivo, mohoso y anquilosado, evitando además que los trabajadores cuentapropistas, puedan acumular capital suficiente, que les convierta en una alternativa económica importante, para el funcionamiento independiente de la sociedad, porque como suponen; con la libertad económica, aparecería la libertad política. 

Licencias costosísimas, con altos pagos, gravámenes leoninos y las multas exorbitantes, que deben abonar dichos trabajadores, están des estimulando la legalización del trabajo por cuenta propia y lanzando a las calles, a un ejército de mercaderes sin la debida licencia y otro ejército de cuentapropistas, que se niegan a pagar los diversos impuestos, establecidos por los organismos del Estado. De hecho, la aparición de vendedores sin la debida certificación obliga a la represión y la represión genera descontento y provoca la explosión de la sociedad.

Así comenzó la revolución árabe de Túnez, cuando un vendedor de frutas, fue impedido de realizar su labor y se prendió fuego a la vista pública. Ese fue el detonante de la gran explosión social. Recuerdo varios años atrás, cuando por disposición de Raúl Castro, se iniciaron las vistas públicas, en varios juicios sumarísimos, incoados contra vendedores callejeros.

En aquella ocasión, el agua se puso a punto de chocolate, como decimos los cubanos. Esto es, a punto de la ebullición. Raúl, a regañadientes, aceptó bajarle la candela al jarro y la vasija se enfrió un poco. Ahora estamos volviendo a la misma temperatura, por la mediocridad y la tozudez, del mismo individuo y de sus mediocres asesores, tan empecinados como el chino.

Yo vivo en la zona más dinámica de la Ciudad de la Habana, a dos cuadras y media, del Capitolio Nacional, antiguo Parlamento de la República, anulado por la tiranía Castro-comunista. Este es el llamado, “kilómetro Cero”, desde donde se comienzan a medir, todas las distancias. Un área de constante movimiento de personas, en donde más se compra y se vende, en un incipiente comercio, aun mínimo y donde se encuentran apostados, cientos de policias, incluidas las tropas anti-motines, con sus uniformes negros, sus carros y sus perros pastores y donde más vigilan los Oficiales de la Seguridad del Estado y sus cámaras y por donde se mueven, constantemente decenas de carros patrulleros, militares y civiles. En otras palabras la zona más conflictiva de la Habana y donde hay más perros callejeros también.

Cada media hora ocurre un conflicto o un incidente, un choque entre vehículos, un arroyado, una reyerta. En un ómnibus, en una cola, en una tienda, en una esquina, en un parque o en cualquier lugar. Para enterarse de las mil setecientas cosas que ocurren a diario, solo basta con pararse en la esquina, de algunas de las calles, como son, Monte, Águila, Amistad, Reina, Industria, Prado, Corrales, Dragones, el Parque de la Fraternidad, el del Curita, el Parque Central, el Boulevard de San Rafael o el de Obispo, etc.

Esta fue la zona en que Ivonne Mayeza, Blanca Hernández, Ignacio y Aide, Zara Martha, Odalis Sanabria, etc. Escenificaron, protestas que involucraron a cientos de personas, en unos pocos minutos y en la que fueron detenidas decenas de personas, muchas más, que las reportadas, porque eran parte de la población desconocida. En toda esta zona existen cientos de vendedores, unos en locales cerrados y controlados, otros en los parques, en las calles, las aceras y decenas y decenas, de timbiriches, en mucha mayor cuantía, que los que existían, en los años cincuenta y sesentas.

En aquellos años preexistían muchos negocios, grandes centros comerciales y otros más pequeños, había tiendas, bodegas, bares, cafeterías, carnicerías, tintorerías, barberías, peluquerías, etc. Pero ahora son mini, porque los antiguos locales, se convirtieron en viviendas y los cuentapropistas, se encuentran ahora, en partes del área casera, de dos, tres o cuatro metros cuadrados, porque las casas son muy pequeñas, la familia ha crecido y no alcanza el espacio para más.

En esta zona los inspectores, hacen la zafra extorsionando a los vendedores, para así obtener la coima o la gabela, porque como existen mil y una prohibiciones o me sobornas o te multo y vivimos los dos, porque el salario no alcanza. Pero a pesar de las constantes redadas, con inspectores y policias, se mantienen los ilegales y los que se niegan a pagar sus licencias y sus áreas y continúan vendiendo. Es algo así, como una insubordinación social.

Escuchaba cuando una inspectora se quejaba, a uno de los Jefes; “Aquí en la calle Monte, nadie respeta los reglamentos, no obedecen. Ni siquiera hacen caso de las multas y no las pagan, ni quieren pagar el área, ni la licencia”.Le contestó el Jefe, que andaba en una moto y al que le dicen “Barba Roja”; “Tienes que hacerte la de la vista gorda, porque esto puede provocar una explosión social. Has como que no vez nada. ¡Esa es la orden que tenemos!”.

Por lo pronto controlan el humo, veremos cuando se avive el fuego. 

EL MUNDO

EL TIEMPO

Mostly Cloudy

84°F

Miami, USA

Mostly Cloudy

Humidity: 67%

Wind: 3.73 m/h

  • 12 Apr 2021

    Thunderstorms 84°F 68°F

  • 13 Apr 2021

    Sunny 83°F 67°F

Mostly Sunny

86°F

Havana, CUBA

Mostly Sunny

Humidity: 62%

Wind: 7.46 m/h

  • 12 Apr 2021

    Thunderstorms 86°F 74°F

  • 13 Apr 2021

    Thunderstorms 83°F 74°F