¿CALLE 58?

Por Esteban Fernández

Nos dividieron no solamente políticamente, sino que hasta geográficamente. Cuando el cubano que hace mucho tiempo reside en el exilio trata de entablar una conversación con un compatriota recién llegado de la Isla, le parece que no son oriundos del mismo pueblo.

Con el último que hablé me dijo: "Yo soy de la provincia Granma" y yo le respondí: Y... yo me cago en el Granma".

Lo cambiaron todo, lo que para mí era el Colegio Americano lo convirtieron (antes que se destruyera a pedazos) Renato Guitart.

Los Centrales azucareros Amistad y Providencia se convirtieron en “Osvaldo Sánchez” y “Amistad con los pueblos”. A "Gómez Mena" le pusieron "Héctor Molina" y a "Merceditas" le llaman "Gregorio Arlee Mañalich".

Según ellos, ya yo no soy de la Provincia de La Habana sino de la Provincia de Mayabeque. Y ya no son seis provincias sino un montón nuevas como como Artemisa, Cienfuegos, Villa Clara, Santi Spíritus, Ciego de Ávila, Las Tunas, Granma, Holguín, Guantánamo e Isla de la Juventud que nosotros la reconocemos como Isla de Pinos.

¿Me creen algunos extranjeros que me leen que me llevó más de un mes aprenderme de memoria mi nueva dirección en Cuba?

Yo vivía en la Avenida Juan Rodríguez en el Residencial Mayabeque y de vecinos teníamos a Niuri Rodríguez, Amir Santana, José Raúl Montes, Miriam Vargas, Marianito y Rogelito Domínguez, Juanito y Raquel Domínguez y sus hijos Raquelín Bezanilla y Juan Carlos Domínguez, Enriquito Alejo, Desiderio Hernández y la academia de Olga Palenzuela, y si seguía para allá llegaba al glorioso Instituto de Güines que -desde luego- le cambiaron el nombre a Preuniversitario Juan Borrell.

La calle llevaba el nombre de Juan Rodríguez porque este hombre había sido el dueño de la mayoría de los terrenos de lo que después fue Residencial Mayabeque. Y no me quedó más remedio que escribirles y acostumbrarme a que mi familia vivía en “la Calle 58 número 7305”. Vaya, le ronca.

Y no se les puede decir a los recién llegados que en la esquina estaba la casa de mi tío Enrique Fernández Roig porque para ellos es la fatídica jefatura de policía.

Y si me molestó que le quitaran el nombre de Juan Rodríguez a la avenida donde yo vivía eso no era nada comparado a que eliminaron los nombres sagrados de Máximo Gómez, Maceo y Martí y los convirtieron en números.

Y yo no sé ustedes pero en una Cuba libre no voy a regatearles provincias y voy a subirles la parada y agregar las Provincias Vicente Méndez, Yarey, Jorge Mas Canosa, Tony Cuesta, Manuel Artime y Alejandro del Valle.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image