NO RESISTO A LA RESISTENCIA

Por Esteban Fernández

En la actualidad lo que hay es LA DICTADURA DE LA OPOSICIÓN y yo estoy acostumbrado a que las dictaduras provienen de un dictador, de una tiranía, de un gobierno represivo y perverso, pero aquí en la actualidad la represión no proviene de Donald Trump sino de sus adversarios. Y si usted no me cree salga a las calles aquí en California o en New York con un gorra que diga “Make América Great Again”.

No quieren que uno diga “Feliz Navidad” porque esas dos palabras molestan a los oposicionistas y al movimiento de resistencia atea. Y si el presidente dice "Buenas Noches" ellos ven el sol y quieren obligarnos a verlo.

Podemos "defecarnos en Trump" pero todos debemos tener mucho cuidado -y hasta miedo- en las palabras que utilizamos para no meternos en un lío que hasta les puede costar perder el empleo o ser criticado públicamente. Existen más de dos mil expresiones prohibidas por ellos. Ni el "middle name" de Barack Obama se puede decir.

Los maestros, los comentaristas de televisión y radio, los políticos conservadores y pro gubernamentales, se encuentran diariamente expuestos a ofender a cualquiera que se sienta aludido.

Todo el mundo anda aterrorizado en su afán por dulcificar el idioma para complacer a la claque dirigida por George Soros. Este es el único lugar del mundo donde se puede criticar al presidente y no a los oposicionistas.

Y encima de eso los hombres tenemos que cuidarnos mucho y no excedernos en las galanterías con las mujeres y debemos estar muy claros en que lo que antes era un bello piropo, hoy es catalogado como “acoso sexual”.

Toda mi vida yo he estado acostumbrado a que el enano era un enano, el negro era un negro, el mulato era un mulato, el ciego era un ciego, el gordo era gordo, el cojo era un cojo y el bruto era bruto. Ahora hay que usar hipócritamente palabras como invidente, afro-americano, minusválido, para no herir la susceptibilidad de los izquierdistas y tontos útiles. Y evitar recibir la represión NO DE UNA DICTADURA QUE NO EXISTE sino de sus adversarios.

El movimiento de RESISTENCIA obligan a que los que entran sin papeles en los Estados Unidos ya no se les pueda llamar “ilegales”, ahora hay que decirles “inmigrantes indocumentados”. Y así por el estilo hay un sin fin de términos especiales porque no se puede ofender a nadie.

Además, en este país hay miles de organizaciones liberales que protestan por todo y defienden a todo que el que se sienta ofendido. Y no se les puede contradecir porque entonces usted se busca un zafarrancho de combate con ellos.

Los comediantes QUE NO SON PARTE DE LA RESISTENCIA tienen terror a decir cualquier cosa que pueda molestar a alguien y ser vilipendiado. No por el gobierno sino por sus adversarios.

Tal parece que aquí los que están mejores son los sordomudos para no tener que dispararse tanta bobería.

Y toda la oposición se basa y proviene del Marxismo Leninismo que describe la «línea partidaria» apropiada y que ha sido adoptada en los Estados Unidos por los adversarios a los Republicanos. Por eso no me da la gana de sumarme a la oposición a Donald Trump.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image