LA FÁBULA DE LOS PELOTEROS

Por Fernando J. Milanés, M.D.

Hay que ser idiota o castrista para creerse esa “fabula” esgrimida por los tiranos cubanos y la Asociación Norteamericana de Beisbol, creando un pacto donde los peloteros de Cuba sean autorizados a jugar en las grandes ligas.

La propagandista de Cuba Mimi Whitefield, los representantes de los jugadores aquí en los EEUU, algunos empleados del Departamento del tesoro, y otros interesados, desean hacernos creer que la Federación Cubana de Beisbol es independiente del gobierno del país. Si no fuera tan trágico, esta declaración daría risa!

En Cuba NADA es independiente del gobierno representado por la familia Castro y la cúpula militar. Los falsamente llamados “pequeños empresarios”, solamente son provistos de una licencia para operar algunos negocios autorizados y estas licencias están sujetas a ser revocadas cuando les interese a los gobernantes y son sujetas a múltiples regulaciones e impuestos.

El trato supuesto es un “engañabobos”. En el ejemplo dado por la Mimi, si un jugador firma un contrato de un millón de dólares, los Castro recibirían de entrada $100,000 es falso. Además de este dinero inicial, el sueldo de un millón estaría sujeto a impuestos que la Mimi escribe “nunca mayor que los de los cubanos”, escondiendo que son “los cubanos que trabajan en el extranjero”.

Estos impuestos como conocemos con el ejemplo de los médicos en Brasil, montan a un 70-80%. O sea, un contrato de un millón daría un mínimo de $800,000 a un gobierno en apuros económicos, para que los dueños de Cuba sigan viviendo con lujos y el pueblo siga pasando hambre y careciendo de los productos más básicos como la harina. Veremos que hace el presidente Trump para evitar esta farsa.

El Senador Marco Rubio ya dio la voz de alarma. Ahora tenemos los cubanos que todavía deseamos un cambio en la Cuba que nos vio nacer que alertar a la ciudadanía y apoyar sin limitaciones partidistas al senador Rubio. La alternativa le daría un triunfo al “león” y a los muchos falsos disfrazados de “vacas honradas, cabras inocentes, y ovejas mansas”.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image