MI GRAN SUEÑO

Cástulo Gregorisch

 

Una lluvia de estrellas baña el cielo,

jinetes celestiales se aproximan,

montados en corceles galopantes,

blandiendo cimitarras de justicia.  

 



La hora del gran juicio ya ha llegado,

culpables pagarán nuestras desdichas,

desdichas padecidas muchos años,

se acaban tus pesares patria mía.

 

Aquellos que inhumanos fueron

y sin piedad segaron tantas vidas,

aquellos que tanto destruyeron,

aquellos pagarán en su medida.

 

Las víctimas de tantos sinsabores

se verán finalmente redimidas,

tantos años de injustos sufrimientos

terminarán como llamas extinguidas.

 

Ya suenan las trompetas libertarias,

ya tañen las campanas redentoras,

truenos, rayos, centellas, sopla el viento,

el viento que nos trae la gran victoria.

 

Al fin patria querida somos libres,

un nuevo comenzar, la nueva aurora,

los años que han pasado han sido tristes,

un capítulo más en nuestra historia.

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image