DEMANDA LIBERTAD PARA RAFAEL IBARRA EL MOVIMIENTO 30 DE NOVIMBRE

 

Rafael Ibarra Roque es uno de esos hombres que llevan sobre si el decoro de muchos. Líder del Partido Democrático 30 de Noviembre “Frank País” ejemplo y bandera para muchos hombres y mujeres que dentro y fuera de Cuba luchan por la libertad y la democracia.

 

Rafael fue condenado a 20 años de prisión por el régimen castrista en 1994, desde entonces ha vivido los horrores del presido político solo por enfrentar a la más cruel, déspota  y despiadada dictadura.

 

En estos momentos se encuentra en la prisión Combinado del Este, en las afuera de la Habana.

 

Muchos años lejos de su familia, despidiendo para siempre a personas que nunca más podrá ver como su madre que murió sin el consuelo de verlo libre.

 

Librando enfermedades, sobreviviendo por la gracia de Dios, creciendo ante sus verdugos que lo han encerrado en cerdas de castigo y aislamiento en condiciones inhumanas, que no le han dado la atención medica que cualquier ser humano merece y tiene derecho. Lo han torturado, ofendido, maltratado física y sicológicamente como a todos los que se enfrentan al régimen y no se rinde.

Nada que se diga es suficiente para describir a quien ha sabido ser padre, amigo, hermano, patriota y ser humano a pesar de tantas adversidades.

 

Los presos que convivieron cerca de Ibarra y compartieron con él en diferentes prisiones, épocas o provincias como Ángel Moya, Arturo Suarez Ramos, Lázaro Alejandro García Fara y muchos más le tienen una alta estima, admiración y respeto, ganado con el transcurso del tiempo, por sus valores humanos y sus sacrificios donde los hombres se forjan y crecen o se debilitan y claudican, por que el presido político es el más cruel de los castigos para un hombre de bien, para un luchador por la verdad y la vida, para un patriota.

 

Rafael Ibarra y todos los presos políticos merecen la libertad. El mundo no puede quedar inerte ante tantas injusticias.

 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image