PYONGYANG ATACA A PEKÍN Y MOSCÚ POR SU APOYO A LAS SANCIONES

Corea del Norte dijo hoy que tanto China y Rusia, dos de sus socios cercanos, así como el resto de países que han apoyado las últimas sanciones de la ONU contra el régimen de Kim Jong-un por sus ensayos de misiles deberían "sentir vergüenza" y "pagar caro" por ello.

En un texto publicado este martes por la agencia estatal de noticias KCNA y reseñado por EFE, el régimen recuerda que el presidente estadounidense, Donald Trump, al que considera el principal impulsor de las sanciones, "extendió su agradecimiento a China y Rusia por cooperar en la adopción de la resolución".

Los gobiernos que apoyaron las sanciones, opina Pyongyang en el texto, lo han hecho "tras dejar atrás su credo, su conciencia y obligaciones, y deberían sentir vergüenza ante la conciencia del mundo, reflexionar profundamente sobre sus errores ante la severa corte de la historia y de la humanidad, y pagar caro por ello".

El artículo también acusa a los 15 países que apoyaron unánimemente el castigo de "estar asustados por las amenazas de sanciones de EEUU".

No es habitual que Corea del Norte se dirija con tanta dureza a China y Rusia, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU con derecho de veto, pero que al igual que los otros 13 miembros del órgano dieron su visto bueno el pasado sábado a las nuevas sanciones.

El comentario parece reflejar el deterioro de Pyongyang con su entorno más cercano ante la escalada de sus pruebas de armas y también su enojo por la dureza de este nuevo castigo de la ONU.

La nueva resolución aprobada el sábado reduce hasta en 1.000 millones de dólares al año los ingresos que el régimen de Pyongyang obtiene con sus exportaciones.

El texto incluye el veto a las exportaciones de carbón de Corea del Norte, que le supondrán al país una pérdida de 401 millones de dólares al año; de hierro (250 millones); plomo (110 millones) y mariscos (300 millones), entre otras medidas contra empresas y entidades que apoyen los programas armamentísticos del país.

Estas sanciones de la ONU llegan en respuesta al primer misil balístico intercontinental (ICBM) que lanzó en su historia Corea del Norte el pasado 4 de julio, un hito armamentístico al que le ha seguido el lanzamiento de un segundo proyectil de este tipo disparado el 28 de julio.

Maniobras aeronavales

Según anunció el Ministerio de Defensa chino, el Ejército de su país lleva a cabo maniobras navales y aéreas, incluido el lanzamiento de "decenas de misiles", frente a la península de Corea.

Las maniobras se producen en un momento en que Pekín presiona a su aliado norcoreano para que renuncie a su programa nuclear.

Estos ejercicios "a gran escala" tienen lugar en el golfo de Bohau y en el mar Amarillo, entre la costa este de China y la península coreana, precisó el ministerio en un comunicado publicado el lunes por la noche en su página web y citado por la AFP.

"Decenas" de buques y más de diez aviones y submarinos participan en las maniobras con el objetivo de probar armamentos y las capacidades de los militares para llevar a cabo asaltos costeros y para interceptar objetivos aéreos, según el texto.

Tillerson continúa la presión sobre Corea del Norte durante su visita a Bangkok

Por otra parte, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, proseguía este martes su política de movilizar una respuesta global contra la amenaza de Corea del Norte durante una visita de cinco horas a Bangkok, reportó EFE.

Según la encargada en funciones del Departamento de Estado para asuntos de Asia-Pacífico, Susan Thornton, Tailandia puede desempeñar un papel más activo con las empresas y ciudadanos norcoreanos que operan en el país asiático.

Tillerson llegó a Bangkok procedente de Manila, donde participó en las reuniones de ministros de Asuntos Exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) con sus socios regionales que comenzaron el fin de semana y se prolongaron hasta el lunes.

El secretario de Estado se reunió primero con su homólogo tailandés, Don Pramudwinai, y después con el primer ministro y jefe de la junta militar que gobierna el país desde 2014, el general Prayut Chan-ocha.

Tillerson y Prayut hablaron a puerta cerrada de la seguridad regional, la cooperación bilateral y oportunidades de inversión, según la Embajada de Estados Unidos en Bangkok.

El lunes, el jefe de la diplomacia de EEUU pidió al régimen de Corea del Norte que cesara sus ensayos de misiles como primer paso para regresar a la mesa de negociaciones y aseguró que EEUU tenía "otros canales de comunicación" para establecer contacto con el régimen de Kim Jong-un.

http://www.diariodecuba.com/internacional/1502194579_33123.html

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image