MI ALMA

Angélica Mora, Chile

Envuelta en sombras

busco mi alma

y asombrada la veo

que va lentamente

desprendiéndose de rocas

tercamente arañadas

por huracanados vientos.

La sigo

por pueblos

que he conocido

desde hace mucho tiempo.

La busco por caminos largos

llenos de piedras

que el tiempo

-con terca paciencia-

bellamente ha cortado y pulido.

Mi alma no descansa

le gusta vagar

por sitios perdidos

donde las arañas

en bordados mágicos

sus intrincadas e invencibles telas
han tejido.

Mi alma

está ahora cansada.

Por una jornada más

ha recorrido la tierra entera

y ahora yace
-por fin-
completamente inerme

en la tierra dormida.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image