24 DE FEBRERO

Rubén Martínez Villena, Cuba

Hubo una larga pausa en el sangriento drama;
Hubo un resurgimiento de ensueños y de afán
y diecisiete años avivaron la llama
que ardiendo en cada pecho se convirtió en volcán.

Se oyó el grito de Baire que libertad reclama,
Resplandeció una estrella en medio del huracán
y en el fulgor de oro que el símbolo derrama
apareció un Apóstol de mano de un titán.

Febrero veinte y cuatro; un cuatrienio de guerra;
y después que la sangre se extendió por la tierra,
para que germinara la siembra de Martí;

entre pliegues azules y entre pliegues de armiño,
una estrella tan pura como un sueño de niño,
ascendió por un mástil, engarzada en rubí.

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image