Análisis sobre la problemática del aborto en Cuba

Lic. Elsa Morejon Hernández

 


El aborto inducido o provocado sigue siendo un problema mundial de gran magnitud y una de las principales causas directas de muerte materna en Cuba. Todas sus variantes encierran un acto de violencia contra la mujer y la vida humana, sin despreciar las secuelas físicas y psicológicas que marcan a la mujer para toda su vida. El aborto es catalogado bíblicamente, por grupos provida y personalidades humanísticas, como uno de los actos mas crueles contra la humanidad.

En el mundo se realizan aproximadamente mas de 55, 000 abortos en condiciones de riesgo, todos ellos corresponden a países en vías de desarrollo. En Cuba el aborto esta legalizado en sus Instituciones de salud y aunque se plantea que no es utilizado como método anticonceptivo la practica demuestra lo contrario. Según las estadísticas, entre los años 2000 y el 2004 se realizaron 349,587 abortos a mujeres entre 12 y 49 años de edad. De ellas 58 fallecieron según cifras publicadas en el Anuario Estadístico de Salud en Cuba. Estos indicadores de salud han ido en aumento, sus principales causas siguen siendo el embarazo no deseado y la adolescencia.

 

Un ejemplo de ello lo podemos ver en un estudio retrospectivo sobre el tema en la Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología volumen numero cuatro, el cual revela que de una muestra de 410 adolescentes que se realizaron interrupción del embarazo en el Hospital Docente Gineco-Obstétrico América Arias en Ciudad de La Habana en su mayoría eligieron el aborto como método para poner fin a sus embarazos. Dicho estudio concluye que este grupo de riesgo eligió el aborto como método anticonceptivo y que en su inmensa mayoría comenzaron sus primeras relaciones sexuales desprotegidas.

El control de la natalidad en Cuba esta centralizado en la atención primaria de salud, donde todo el universo de mujeres en edad fértil comprendidas entre las edades de 14 a 49 años de edad están plasmadas en un registro. El mismo existe en cada consultorio del Medico y con la Enfermera de la Familia, controladas con diferentes métodos anticonceptivos según elección o aceptación de las mujeres a partir de sus primeras relaciones sexuales declaradas en consultas. Esto  incluyen a mujeres que por su condición de salud o antecedentes obstétricos representan un riesgo o mas si quedan embarazadas.

 

Todo el procedimiento es gratuito incluyendo las consultas de orientación y planificación familiar, con la expectativa de disminuir el embarazo no deseado., la mortalidad materna y la mortalidad infantil. Todo lo anterior nos da la medida que ni los servicios gratuitos de salud, ni controles y programas independientemente de su naturaleza antinatalista son suficientes para disminuir o eliminar esta problemática del aborto que nos ubica en la pobreza mas extrema que puede exhibir una sociedad. Esa pobreza es la pobreza de los valores éticos morales y sociales. La cultura de la vida debe ser una de las mas altas prioridades para cualquier sociedad y para cualquier gobierno.

Los Programas de Educación para la Salud tienen como objetivo fundamental educar a la población en temas de salud. Estos con relación al aborto han sido insuficientes y poco efectivos, demostrando poco impacto en los grupos vulnerables, la familia y la comunidad. Hay que destacar que los medios masivos de difusión están en manos del estado y que ninguna denominación cristiana como institución tiene acceso a estos medios para realizar su labor provida. Los mensajes provida solo serán efectivos si llegan a través de estos medios por grupos o individuos capaces de lograr un cambio en la mente y el corazón de las personas y así en la conducta humana.

 

El estado Cubano esta empleando cuantiosos recursos en devolverles la visión a muchos extranjeros en un programa llamado Operación Milagro, donde muchas personas han visto la luz por primera vez en su vida. Pero, paradójicamente, ha pedido públicamente ayuda al Vaticano para la problemática del aborto, sin hacer alusión a que tipo de ayuda. El Derecho a la Vida es un derecho intrínsico al ser humano, el aborto es un método para destruir la vida, la vida esta llena de sentido y propósito. Enamorarse de ella es escoger luz sobre las tinieblas, el que ame la paz debería rechazar este holocausto. Ojala Dios permita pronto en nuestro país un derramamiento de amor por la vida y florezcan los métodos para dar luz a la vida en vez de los métodos de la muerte como solución a los problemas de nuestras vidas.

 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image