FIDEL CASTRO Y EL ABRAZO DE LA MUERTE.

Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente de Cuba.

 

Es muy famosa la profecía popular, que reza; “quien abrace a Fidel Castro, tiene sus días contados en este mundo”. Imagino lo preocupado que estará Hugo Chávez, en esta hora tan actual, de mortal enfermedad y desventura, él, que suele ser tan supersticioso.

 

En su momento, Fidel tiró el dicho a broma, cuando Chávez le comentó los detalles de la predicción. Pero el chiste se ha tornado bastante serio, en estos días. Aunque los tiranos y sus aprendices, suelen sentirse infalibles y algunos como el de acá, se imaginan inmortales o capaces de resucitar.

 

 Desvelado pasará sus noches el insomne militar, quien debe tomar mucho cuidado con los somníferos, no sea que le ocurra lo que a Michael Jackson y se cumpla de todas maneras, la dichosa profecía. Aunque dicen que; “lo que está pa ti, nadie te lo quita”.

 

Quizá logren llevar a la práctica, aquel cuento de Robert Luis Stévenson, en el que un anciano hechicero, hacía beber de un brebaje, a su víctima y le robaba el cuerpo, así, el mismo rejuvenecía. Lo inconveniente del caso, es que el viejo ladrón de cuerpos, tomaba el aspecto de su tierna víctima. O quizás encuentren al pintor de Dorian Grey y el retrato asuma, todos los males y enfermedades. 

 

Otros dicen que, Chávez, llego a Cuba medio muerto y aquí Fidel le dio un trago de “Vampisol”, como el usual reconstituyente de “Los Vampiros de la Habana” y se recuperó. Alguien habla, de que con la comida micro-biótica, todo volverá a la normalidad, Hugo Chávez, superará su incógnito cáncer y eliminará las fastidiosas células “cancerígenas”, de las que el habló en su obligado informe, hecho, para calmar los ánimos de sus seguidores y oponentes.    

 

Por lo pronto Chávez, se ha vuelto a envalentonar y no admite transición, será el candidato único de su “Partido Socialista”, en las elecciones del 2012 y habrá que esperar los resultados de la votación, que de seguro ganará, por las buenas o por las malas, que no quepa dudas.

 

Ahora el Presidente, comenzará la segunda etapa de su tratamiento, luego vendrá la tercera, que incluye las radiaciones, la quimio-terapia y desde ya, los cambios en los hábitos de vida, donde también delegará funciones. 

 

Mientras tanto quedará en pie, el popular vaticinio, que seguirá siendo un mito hasta el momento en que se cumpla y renazca el ya añejo augurio, de que; “el abrazo de Fidel Castro, es la antesala de la muerte”                                     ¡Solavaya!       

 

 

 

 

 

 

COMENTARIOS


Comentario
*El Administrador de la Nueva Nacion se reseva el derecho de no aprobar comentarios inapropiados.
 
Missing Image